Blog...


Sobrevivir al cambio de hora

18 de octubre de 2018

Como cada año por estas fechas, nos toca girar las manecillas de los relojes analógicos que aún nos quedan y asegurarnos de que nuestros dispositivos digitales se han puesto en hora. Aunque parece que esta tradición con un siglo de historia tiene los días contados, este año no nos libramos y vamos a tener que sobrevivir a unos días de desajuste que suelen afectar también a la calidad de nuestro descanso.

El horario de invierno es el que más se ajusta al ciclo natural del cuerpo.

Que anochezca a las 22:00 está muy guay, para qué mentir. Anímicamente sienta mejor ver que el día es muy largo y da para hacer muchas cosas después del trabajo. Sin embargo, a nuestro ciclo natural esto le afecta ya que, al anochecer más tarde, la hora de conciliar el sueño se retrasa y, en consecuencia, se duerme menos.

El horario de invierno es, en realidad, un gran aliado para mejorar los hábitos de sueño. Teniendo esto en cuenta y siguiendo unos cuantos consejos más, no sólo llevaremos mejor el reajuste horario, si no que nos afectará de forma positiva.

 

Conserva tus horarios

Evita trasnochar o las siestas excesivamente largas en los días alrededor del cambio horario. Es especialmente importante que la rutina se mantenga estable estos días ya que un cambio de hora tiene un efecto jet lag sobre el cuerpo y, con unos horarios regulares, evitamos los efectos de una mala calidad del sueño.

 

Benditas siestas…

Si tu rutina lo permite, echar una cabezadita de unos 20-30 minutos siempre sienta bien y, en días de reajuste horario, mejor aún.

 

Ejercicio suave antes de dormir

Hacer ejercicio por la mañana pone al cuerpo en marcha y, el ejercicio suave a última hora de la tarde, ayuda a que el cuerpo se relaje, demande su descanso y lo haga del tirón.

 

Cenas ligeras

Cenar ligero y temprano es extendido consejo de nutrición y salud. Se evitan molestias estomacales o y la digestión se queda hecha para cuando te vas a dormir, permitiendo que el organismo dedique sus horas de sueño a repartir los nutrientes y no en extraerlos.

Como dato curioso, las cenas copiosas y tardías están relacionadas con la aparición de pesadillas que perturban el descanso.

 

Desconecta

Otro consejo popular y extendido en el que se hace más hincapié precisamente en días de cambios horarios. Los dispositivos electrónicos afectan a nuestro descanso, retrasan la liberación de melatonina y retrasan la hora de irse a la cama.

¡Suéltalos unas horas antes de ir a dormir!

Date una ducha, arregla tus cosas o lee un libro bajo una luz cálida.

 

Cuidar los hábitos de sueño es fundamental para enfrentarse a los cambios de hora.

La verdad es que no hay trucos mágicos que hagan que nuestro cuerpo se ajuste de forma rápida al cambio de hora, pero siguiendo estos consejos y prestando especial atención al de la regularidad de horarios, se lleva mejor.

Y, por supuesto, para que los buenos hábitos tengan mejores efectos, es preciso que el equipo de descanso esté a la altura de la calidad de sueño que queremos conseguir. Comprueba que colchón, base y almohada estén en buenas condiciones antes de afrontar estos días de cambios y, si necesitas renovar algún componente, no dudes en pasarte por las mejores tiendas y descubrir la gama de productos que Buensueño te ofrece.

¡Que el cambio de hora no te quite la energía!